Un perro desaparece en el desierto: los motociclistas lo salvan y lo devuelven a su familia

0
258

Un animal doméstico es más que una simple compañía o pasar el tiempo, es un miembro de la familia a todos los efectos y exactamente por esto, el hecho que a veces se pueda enfermar o de hecho desaparecer, se vuelve para el patrón un momento de gran sufrimiento. Pensar en el hecho de no ver más a nuestro mejor amigo de cuatro patas nos rompe el corazón de tristeza. Lamentablemente, son eventos de tener en cuenta cuando se adopta un perro, pero se necesita también pensar que con una pizca de suerte, algún pequeño “milagro” puede ocurrir. Este perro, por ejemplo, ha tenido la suerte de haber sido encontrado en el desierto por un grupo de motociclistas que han intervenido rápidamente, llevándolo ante su propia patrona.

Un grupo de motociclistas ha encontrado este dulcísimo perrito en una zona desértica de los Estados Unidos; al principio creían de haberse encontrado con un perro callejero, pero el collar azul indicaba claramente lo contrario. De hecho, el pequeño Max tenía una medallita colgada del cuello escrito su nombre y la dirección de la casa de su patrona.

Al principio el perrito vagaba perdido y asustado, estaba muy hambriento y sediento. Los jóvenes han probado a seguirlo con las motos, desde el momento que no quería absolutamente hacerse acercar, hasta que al final, lo han logrado atar con una cuerda a un árbol, para que se calme. Han dejado que se tranquilizara y le han dado algo para comer, en espera de entender a quien pertenecía y porqué se habría perdido.

El vídeo es posible observar muy claramente toda la escena (seguimiento incluido) en donde los jóvenes motociclistas intentan de recuperar al perro para poder cuidarlo. Una vez que lograron la tarea, los jóvenes han llevado a Max con su patrona, que preventivamente habían llamado para advertirle de la aparición de su amado perro.

El video muestra exactamente el instante en que Max vuelve a ver a su amada patrona desde adentro del auto y comienza a menear la cola de la felicidad. Apenas la ve, comienza a llorar y menearse, saltando sobre el asiento posterior del auto. La felicidad que el perro muestra les hace entender cuanto era ligado a su “mamá” humana, la cual agradece de corazón a los motociclistas por haberle regresado a su perrito.

Comments

comments