Se cumplen 20 años desde que se dolarizó El Salvador

El economista Manuel Hinds, considerado el padre de la dolarización, asegura que fue la mejor decisión.

0
21

La noticia principal hace 20 años fue la aprobación de la dolarización en una madrugada del 1 de diciembre de 2000. Con muchos a favor y también en contra, el proceso se ha consolidado a lo largo de dos décadas, lo que para algunos economistas permitió a la economía salvadoreña “beneficiarse” de tasas de interés bajas y menor exposición a las crisis.

El Salvador adoptó el dólar estadounidense como segunda moneda en un madrugón de la Asamblea Legislativa con los votos a favor de los diputados de ARENA, PCN, PDC y PAN, en contra estuvo el FMLN y el CDU. La Ley de Integración Monetaria, como se denomina, entró en vigencia hasta el 1 de enero de 2001 y suponía una convivencia con el colón salvadoreño.

Diario El Mundo documentó en su edición del 1 de diciembre de 2000 las negociaciones y abucheos en el madrugón legislativo. El entonces secretario técnico de la Presidencia, Juan José Daboub, “no se cansaba de repetir” que no era una dolarización sino una integración monetaria; el diputado Horacio Ríos manifestaba que le daba tristeza “cuando piensan que el dólar es el demonio”, o el legislador Dagoberto Marroquín, del PCN, dijo en ese momento que “el campesino es el que más dólares tiene”.

A finales de la década de 1990 se popularizó la dolarización en América Latina. El economista Luis Membreño, quien se oponía al cambio fijo en ese entonces, recuerda que en 1995 se planteaba hacer un paquete de medidas que incluían una caja de convertibilidad como en Argentina, bajar los aranceles a cero y subir el Impuesto al Valor Agregado (IVA).

¿Fue la mejor decisión?

Para Manuel Hinds, exministro de Hacienda y considerado el “padre de la dolarización”, fue la “mejor decisión y la experiencia ha sido excelente”. Su optimismo se fundamenta, explica, porque el dólar le ha permitido a la economía mantener la más baja tasa de interés para créditos por la solidez del sistema financiero.

Antes del dólar, El Salvador mantuvo su cambio fijo del colón en 8.75 por dólar. La tasa de interés era alta frente a la moneda estadounidense y se temía la devaluación del colón salvadoreño, por lo que los inversionistas exigían una prima de riesgo como “compensación” para mantener activos en colón.

Hinds cita una evaluación del Fondo Monetario Internacional (FMI), realizada 10 años después de la dolarización, que encontró que “el sistema había funcionado mejor que en los vecinos de Centroamérica (Panamá usa el dólar de EE. UU.)”. El economista asegura también que el dólar permitió mantener las tasas de interés del sistema financiero en la crisis por covid-19, no así para el cupón que recibe el Gobierno por emitir deuda, y esto se debe a que el riesgo no aumenta para el sector privado.

Comments

comments