Lavado de dinero por más de $2 millones en ALBA Petróleos son investigados

Un informe de la Unidad de Investigación Financiera de la Fiscalía reporta indicios de lavado de dinero en las cuentas y operaciones financieras de empresas del Grupo ALBA.

0
324

El 1.º de octubre de 2018, el izquierdista partido FMLN firmó un contrato con la sociedad SAG, S. A. de C. V. para la publicidad de la campaña presidencial salvadoreña de 2019. El entonces partido gobernante buscaba obtener un tercer periodo al frente del Ejecutivo.

La empresa recibió ese mismo día un desembolso por $674,302 por medio del cheque número 07735 de la cuenta 00210241996 del Banco Hipotecario, que estaba registrada a nombre de “MH transferencias y obligaciones generales”. El dinero, transferido del Ministerio de Hacienda, era parte del anticipo de la deuda política a la que tenía derecho el FMLN.

Dos meses y medio después, la sociedad SAG subcontrató a la empresa GLIFOS Comunicación Multimedia para la “administración del manejo de publicidad, estudios de mercado y suministro de artículos promocionales” por un monto de $2 millones que debían ser pagados a más tardar el 28 de diciembre de 2018, trece días después de cerrar el trato.

Sin embargo, el dinero se movió en sentido contrario: fue GLIFOS la que emitió cuatro cheques a favor de SAG, entre el 2 de enero y el 8 de marzo de este año, que junto sumaron casi los dos millones. La Fiscalía ha podido certificar que esos $1,999,689.15 provenían de ALBA Petróleos, la empresa de economía mixta salvadoreña de la que PDVSA, la estatal petrolera venezolana, es dueña en un 60 %.

Un informe elaborado por la Unidad de Investigación Financiera de la Fiscalía General de la República (FGR) consigna que el 2 de octubre de 2018, un día después de la celebración del contrato entre SAG y el FMLN, la compañía GLIFOS Comunicación Multimedia abrió la cuenta corriente número 100-130-701323-1 en el Banco de Fomento Agropecuario. Esa cuenta no tuvo mayores movimientos de dinero hasta el 24 de diciembre de 2018, cuando recibió un depósito por $2.4 millones por parte de ALBA Petróleos, una semana antes de transferir los cuatro cheques hacia SAG.

“Se intuye que los fondos fueron orientados para pagar propaganda política del partido FMLN”, se lee en el informe. El fondeo para la campaña del FLMN, según la Fiscalía, ocurrió por medio de esa triangulación de dinero entre ALBA Petróleos, GLIFOS y SAG.

De acuerdo con la FGR, GLIFOS Comunicación Multimedia fue constituida el 8 de octubre de 2012 por José Roberto Ladino Solito y Leonel Ladino Solito con el giro de publicidad. El primero obtenía el 80 % de las acciones y el 20 % restante fue inscrito a nombre de Leonel.

El nombre de José Roberto Ladino Solito también figura en otra empresa que es considerada por la Fiscalía como vehículo para el desvío de fondos de parte de ALBA Petróleos: Operaciones Mercantiles de El Salvador.

La historia de Operaciones Mercantiles El Salvador inició el 16 de enero de 2014, cuando fue creada por Carlos Humberto Portillo Zepeda (el 90 % de acciones) y Hugo Ernesto Portillo Celada (el 10 % de acciones) con el giro de venta de granos básicos. La sociedad abrió la cuenta corriente n.º 00210300020 en el Banco Hipotecario con un depósito inicial de $200; sin embargo, en los días posteriores reflejó depósitos hasta por $4 millones.

El 19 de enero pasado, Portillo Zepeda informó en el banco que firmaría un contrato con la estatal salvadoreña Comisión Ejecutiva Portuaria Autónoma (CEPA) por prestación de servicios. No explicó los montos ni la vigencia de esa negociación. Horas después del mismo día, la empresa recibió un depósito de $500,000 de parte de ALBA Petróleos El Salvador.

Al día siguiente, Portillo Zepeda se presentó otra vez al banco para autorizar la firma de dos personas en la cuenta bancaria: Yenny Lisseth Sánchez Canizales (administradora delegada por CEPA) y José Roberto Ladino Solito (administrador delegado por ALBA Petróleos).

El 23 de enero de 2019, Operaciones Mercantiles de El Salvador recibió otro depósito de $3.5 millones de ALBA Petróleos.

Portillo Zepeda justificó ante el banco las dos transferencias de dinero: por los $500,000 dijo que se trató de un adelanto que ALBA Petróleos le hizo por “mantenimiento preventivo y medición de espesores de pared y evaluación de los recubrimientos en tanques de almacenamiento y tuberías”.

A la Fiscalía no le cuadra esa justificación porque “no es coherente con el rubro de la sociedad”.

Sobre los $3.5 millones, Portillo Zepeda dijo que le había vendido la empresa a ALBA Petróleos, por lo que presentó en el banco un contrato de compraventa con fecha 18 de enero de 2019. Además, presentó copias de comprobantes de crédito fiscal, pero esos no fueron incluidos en las declaraciones del IVA y de pago a cuenta (Renta) de enero de 2019.

La Fiscalía cree que “la sociedad trató de sorprender a la institución bancaria mediante un artificio tributario para justificar los depósitos”, por lo que los fiscales consideran que “la cuenta solo se utilizó para desviar y trasladar dinero a otros beneficiarios y con ello dar la impresión de legitimidad de los mismos”.

La sospecha de la Fiscalía es que hay más de esas transferencias de dinero entre ALBA Petróleos y otras empresas con las que tuvo relación, por lo que el pasado 31 de mayo le solicitó al Juzgado Cuarto de Paz de San Salvador el aval para allanar 27 empresas del Grupo ALBA por sospechas de haber lavado unos $3,242 millones entre enero de 2010 y marzo de 2019.

La FGR ha dicho que en esos registros incautó documentación de las transacciones contables de ALBA Petróleos y equipo informático.

Además de los supuestos desvíos de fondos, el informe de la UIF advierte que la compañía muestra registros que son “indicios de lavado de dinero”, como transacciones superiores a los ingresos reportados, desconocimiento del origen de los depósitos bancarios de la compañía, préstamos entre ALBA Petróleos y personas naturales y jurídicas y deudas millonarias a favor de la empresa por una compañía panameña.

El dirigente del FMLN y exviceministro José Luis Merino es la principal figura al frente de ALBA Petróleos. A quien Estados Unidos ha pedido una investigación por supuestos nexos con el régimen de Venezuela. Además, fue incluido en la lista de corruptos del Triángulo Norte de Centroamérica.

Ayer, un grupo de abogados de ALBA Petróleos llegó a la FGR a mostrarse parte del proceso.

“Vamos a demostrar de manera contundente que no existe el supuesto ilícito de lavado de dinero que se ha manejado. Desde que han estado en el allanamiento es que se han llevado la mayor parte de la documentación, con esa misma documentación vamos a demostrar que no hay lavado de dinero”, dijo Carla Albanez, apoderada legal de ALBA Petróleos.

Indicios de lavado, según la Fiscalía

Un informe de la Unidad de Investigación Financiera da cuenta de estas irregularidades en los registros contables de ALBA Petróleos El Salvador. Esa es la base para el allanamiento del grupo.


1 INGRESOS CONTRA VENTAS Existen incongruencias al comparar ingresos totales contra las ventas por periodo. La Fiscalía ve un comportamiento inusual por ingresos totales del 69.5 % ($1,908,433,741.09) y las ventas solo representan el 30.5 % ($837,612,406.66).


2 AUMENTO DE INGRESOS Y COSTOS Entre 2012 y 2013, la FGR detectó aumento de ingresos y costos. En ese periodo hubo ventas por 333 % y 
278 % en ingresos gravados. Para costos y gastos fueron del 337 % y 297 %. “Es alarmante por el conocimiento de la fuente de la mayoría de ingresos”.


3 DONACIONES Hubo entrega de donaciones por $12,081,529.02, lo que supera las utilidades generadas: “La sociedad ha regalado más dinero del que generó en beneficio de ella misma”. Además, la FGR considera que “el destino de los donativos de la compañía es desconocido”.

Comments

comments